Buscando el equilibrio de la vida en bicicleta

Vamos a conocer la historia de Diego, un joven con divertido sentido del humor. Su relato estremece y transmite esperanza para quien lo escuche.
die
Diego Ibáñez.

Diego Ibañez es un joven de 29 años, de la ciudad de La Banda, cuya dura historia de vida trascendió las redes sociales y ahora la gente lo saluda y lo felicita por las calles, cuando lo ven pasar en su bicicleta.

Contado por el mismo dice que en el año 2018, sufrió un gravísimo accidente de tránsito cuando circulaba en su motocicleta y chocó de frente con otro motovehículo. "Me salvó el casco", reflexiona Diego con Zona de Ciclistas.  Aquél hecho, ocurrido una fatídica noche de mayo de ese año, lo llevó a estar un total de 45 días en coma inducido, durante los cuales, incluso, sufrió convulsiones en dos ocasiones.

Como si eso fuera poco, los médicos debieron amputarle tres veces la pierna izquierda y debido a una lesión del plexo braquial izquierdo, no puede extender un brazo.

Con todas estas complicaciones, igualmente Diego decidió un día que quería andar en bicicleta, una actividad que ya practicaba antes de su accidente. Un amigo suyo lo ayudó con modificaciones en la estructura de la bici y así comenzó animándose a pedalear por el barrio. Tiempo después fue haciendo distancias un poquito cada vez más largas.

Entre los cambios visibles en bicicleta, explica Diego que su amigo le colocó una rueda de menor tamaño del lado izquierdo, para ayudar al equilibrio corporal. También le sacaron el pedal del mismo lado. "El que me la robe tendría que ser rengo...", dice con humor este joven y provoca las risas de sus compañeros del team Leopardos, con los que sale actualmente a rodar por calles del Parque Aguirre. Cabe destacar que también es muy conocido en el ambiente ciclista, en el que sus pares suelen invitarlo a sumarse a las pedaleadas y el se suma cada vez que puede. 

141618f1-90ba-4060-8b0b-8d0aabc48d36

Un todista

Diego no solo maneja una bicicleta, también va al gimnasio y a natación. Dice que posiblemente los médicos decidan someterlo a otra cirugía para mejorar las condiciones del brazo que ahora mantiene sin movilidad.

Esta tremenda historia se hizo conocida en la comunidad y provocó que las personas lo reconocieran en la vía pública. "La gente me aplaude, me saluda, me dice que soy un ejemplo de vida", rememora Diego. Entre sus planes también está la idea de pedalear hacia Catamarca, como suelen hacer muchos otros ciclistas. "Tal vez al año (por el 2022) me anime", dice.

TE PUEDE INTERESAR LEER: No es la flecha, es el indio

Y es que parece que no hay nada que Diego no pueda hacer. Su entusiasmo contagia y provoca emoción en quienes lo conocen o tienen la suerte de entablar una conversación con el. Hay quienes destacar su compañerismo, su sentido del humor y el valor que posee para salir adelante teniendo en cuenta las circunstancias por las que tuvo que atravesar. 

ee115a96-568c-4454-a151-d05688a930e4

"Yo le pongo ganas a la vida, con solo un brazo móvil y una pierna le pongo ganas. Cualquiera sea el problema hay que afrontarlo, de eso se trata la vida, de mostrar a la gente que se puede", dice como mensaje final.

ESCUCHÁ EL PODCAST CON DIEGO IBAÑEZ:

Te puede interesar