HISTÓRICA y exitosa segunda edición de la Travesía en Bicicleta del Salado al Dulce

Un repaso de los momentos más importantes del gran proyecto de la Mesopotamia Santiagueña.
IMG_4183
Travesía en Bicicleta del Río Salado al Dulce.

El reloj marcaba las 8.15 del domingo 25 de septiembre cuando un pelotón compuesto por un poquito más de doscientos ciclistas, puso en marcha oficialmente la tan esperada segunda travesía en bicicleta del Río Salado al Dulce.

Antes de esa hora, cuando todavía no había asomado el sol, llegaban al punto de largada importantes caravanas de autos, camionetas, combis y hasta colectivos contratados para transportar a los ciclistas interesados en formar parte de este peculiar proyecto y ser parte de la historia. 

Otros tantos, ansiosos, pasaron la noche anterior en hoteles y hospedajes de la zona, donde no faltaron las charlas extensas y un guiso comunitario preparado para coronar la previa de la jornada en cuestión. 
De acuerdo con registros oficiales del evento, se anotaron un total de 205 participantes de Santiago del Estero, La Banda, Quimilí, Añatuya, Los Juríes, Sabagasta, Los Telares, Chilca Juliana, Tomas Young, Bandera, Herrera, Colonia Dora, Llajta Mauca, Fernández, Suncho Corral, Garza, Colonia El Simbolar, y de otros puntos del país como Alberdi, Charata, Tandil y Burzaco, solo por nombrar algunos de los puntos de origen.

largada 1
En Puente Negro, preparándose para la largada.

A todos los esperaba el paraje Puente Negro, desde donde salieron en busca del tan ansiado punto de llegada. Aunque no era una bicicleteada competitiva, sino más bien cicloturística y recreativa, no faltaron los más audaces que encabezaban la manga y ponían a prueba su velocidad y resistencia. Otros en cambio, fueron a probar su valor y coraje, con calma y sin prisa, para recorrer los kilómetros que separaban Puente Negro de Sabagasta.

La largada, fue oficiada por integrantes de la Mesopotamia Santiagueña, y se pudo escuchar las palabras de la intendenta de Colonia Dora, Marcela Mansilla.

mansillaç
Palabra de las autoridades, antes de largar.

PRIMERA PARADA: HERRERA

llegada a herrera
Llegando a Herrera.

Tras pedalear los primeros veintipico de kilómetros y luego de atravesar la ciudad de Colonia Dora, "bordear" un cementerio israelita y una escuela de Campo Alegre, los ciclistas llegaron a la localidad de Herrera. Allí, además de ser un punto de hidratación y descanso, con agua y frutas para los participantes, se aprovechó la convocatoria para promover un homenaje muy especial al personal de salud que trabajó arduamente durante la pandemia del coronavirus, a los que el intendente Prof. Marcos Bravo, no quiso dejar de reconocer.

REFRIGERACION
Refrigerio en Herrera.
SALUD HERRERA
Personal de salud de Herrera.

Por tal motivo, se descubrió una invaluable placa en el edificio de la posta sanitaria de Herrera, con la presencia estelar de médicos y agentes sanitarios, además del Licenciado Alejandro Yocca, de la Dirección de Patrimonio de la provincia, quien viene apoyando la travesía desde su primera edición. Vale destacar también, que Herrera está en pleno mes aniversario y la travesía formó parte de las actividades oficiales.

placa
Descubrimiento de placa en posta sanitaria de Herrera.

SIGUIENTE PARADA: VILLA MAILÍN

Casi 20 kilómetros más adelante, los pedalistas llegaron al segundo punto de descanso, la plaza principal de Villa Mailín, justo al frente del templo sagrado. Al momento del arribo, se estaba desarrollando la Santa Misa de cada domingo, por lo que los ciclistas respetaron el momento con silencio.

mailin
Parada en Mailín, en la plaza del santo.

Al terminar la celebración, el padre Sergio Quinzio salió a las afueras de la iglesia a recibir a los ciclistas y darles la bendición, en un momento por demás emotivo. El descanso y el refrigerio duró un par de minutos más y el pelotón estuvo listo para continuar con la travesía.

EL ALIENTO DE UNA COMUNIDAD TONOCOTÉ

En Breayoj, la comunidad tonocoté que habita el paraje, preparó una bienvenida especial a los ciclistas de la travesía. Los esperaron con frutas y agua, y aunque no era una parada oficial ni obligatoria, igualmente los pedalistas descansaron en el lugar y se interiorizaron de la historia de este pueblo y de su lucha histórica y sin fin. Había banderas de la comunidad y carteles con mensajes en quichua. 

breayoj
Comunidad tonocoté de Breayoj.

El último lugar por el que pasaron antes de llegar a la meta, fue el paraje de Mistol Paso.

POR FIN, LLEGAMOS...

Un tremendo pasacalles con la leyenda "Alli Amusckas a Sabagasta", les daba la bienvenida a los más de 200 ciclistas que completaron el recorrido con éxito desde Puente Negro hasta este punto, con la marca de 90 y tantos kilómetros totales en sus ciclocomputadoras. Los primeros en llegar, aunque no era un trayecto competitivo, fueron los participantes que viajaron desde Tandil, Buenos Aires, a ser parte del proyecto.

tandil
Ciclistas de Tandil.

Después de ellos, poco a poco fueron llegando los demás a las orillas del Río Dulce con la satisfacción de haber completado la travesía que tanto habíamos esperado todos en general. 

llegada suncho
Ciclistas de Suncho Corral, en la llegada.

Luego de la llegada, lo que siguió fue el almuerzo que los ciclistas pudieron disfrutar preparado por la gente del pueblo de Sabagasta, en una colorida feria zonal. Esto, además de contribuir a la organización del evento, fue una ayuda a la economía de los vecinos que también aplaudieron la presencia de los visitantes.

IMG_4785
Almuerzo en Sabagasta.

En el escenario principal, el comisionado Héctor Rodríguez y su equipo prepararon la actuación de conjuntos musicales, reconocimientos y sorteos de dinero en efectivo para los participantes. También se entonó el himno en Quichua y tuvieron la palabra todos los implicados en la Red de la Mesopotamia Santiagueña, inclusive el coordinador de los municipios de la red, comisionado de Colonia El Simbolar Ángel Iñiguez

Es importante resaltar, que además de tener aristas deportivas, históricas y culturales, esta travesía en bicicleta tuvo otros aportes dignos de realzar. Uno de ellos fue el costado solidario por las múltiples donaciones que llegaron a las escuelas de la región, de ropa, calzados, alimentos y hasta bicicletas. También el beneficio de postas sanitarias con dinero que se recaudó por la inscripción de los ciclistas y el reconocimiento a profesores y maestros que ayudaron en el desarrollo del proyecto, con puntaje docente extra para cada uno de ellos.

escenario
Reconocimiento al promotor de la travesía, Prof. Raúl Castillo.

Vale reconocer también, a todos aquellos bikers que tras haber participado de la primera edición de esta travesía en 2021, volvieron por más y hasta convocaron a nuevos ciclistas a que se animen a ser parte de la misma. Sin duda, como dicen los pedalistas, la travesía se encamina a convertirse en un clásico del ciclismo santiagueño.

Luciana Sposetti

Periodista de Santiago del Estero.

Boletín de novedades

¡Recibí las noticias en tu correo!