Aprendamos cuándo debe descansar un ciclista amateur

Artículos de interés Por Zona de Ciclistas
Hay que tener en claro que el entrenamiento de quienes recién se inician en el mundo del ciclismo no pueden ser las mismas que las de alguien que lleva años en el deporte.
descanso
Es importante escuchar a nuestro cuerpo.

Querer superarse día a día para llegar a ser un ciclista profesional está bien. Pero esto no debe llevarnos a una sobreexigencia que ponga en peligro nuestra salud. Las pautas de entrenamiento de quienes inician en el mundo del ciclismo no pueden ser las mismas que las de alguien que lleva años en el deporte.

Es que la capacidad de recuperación de un amateur no es igual a la de un profesional. De ahí la necesidad de descansar durante más tiempo a lo largo de la semana.

La frecuencia de descanso, según plantea el entrenador y escritor Graeme Obree, puede demandar varios días consecutivos. En el caso de tratarse de una jornada de entrenamiento muy dura, el cuerpo puede tardar hasta cuatro días en recuperarse.

Así, en el caso de los ciclistas amateur, el tiempo de relax adquiere tanta importancia como el entrenamiento. MAtt Rowe, ex ciclista profesional y actual entrenador, coincide con Obree. Sostiene que lo ideal es descansar al menos dos días a la semana. Tanto el cuerpo como la mente necesitan recuperar. Según Rowe, es mejor entrenar más duro durante los días que nos toque salir, pero mantener siempre estos dos días de descanso.

Ahora bien ¿cómo debe ser este descanso para ser efectivo? Bueno, no se trata de ceder ese tiempo libre a otro deporte o actividad física, sino, literalmente a descansar. Durante ese reposo, lo ideal es hidratarse mucho. 

Un error bastante común es pensar que un amateur descansa haciendo rodajes suaves o cosas por el estilo. Nuestro cuerpo no está adaptado de la misma forma que el suyo.

Escuchá a tu cuerpo

Claro que seguir un plan de entrenamiento puede resultar muy difícil para un amateur, por eso es necesario no agobiarse con las rutinas de entrenamiento. La mejor forma de saber hasta dónde llegas es escuchando a tu cuerpo. Si te sientes mal mientras pedaleas, si las piernas se sienten muy cansadas o cuesta salir a entrenar, esto puede ser una señal de alarma.

El cuerpo está diciendo que necesita parar. Y, si es preciso dejar la bicicleta una semana, no pasa nada. Lo mejor es que puedas darte un descanso antes que saturarte al punto de abandonar por completo la actividad.

Boletín de novedades