Diez consejos sobre cómo pedalear en días de lluvia sin correr riesgos

Artículos de interés 10/11/2020 Por Zona de Ciclistas
En días lluviosos, los ciclistas tienden a guardar sus rodados por miedo a las caídas, golpes y demás. Sin embargo, un equipo adecuado y algunas medidas extras, pueden salvar la jornada y permitirnos disfrutar de paseos bajo el agua.
Sin título-6
Hay recomendaciones para que la lluvia no sea un impedimento para el ciclismo.

Ya sea por miedo o por incomodidad, la lluvia suele ser un impedimento para circular por las calles de la ciudad. Los charcos que ensucian, las cintas asfálticas que se tornan resbalosas o el barro, los frenos que se vuelven más desobedientes y tantos otros factores atentan contra nuestro buen viaje. 

Sin embargo, para que las condiciones meteorológicas no definan tus salidas en bici, lo ideal es tomar alguna serie de recaudos extras. En la siguiente nota te dejamos todos los tips para que puedas concretarlo.

  • Equipo adecuado:

Aún cuando la lluvia es solo una probabilidad, no estará demás cargar un impermeable ligero. Los hay de varios diseños y colores y a veces vienen como parte de equipos (campera, pantalón y protectores de zapatos).

Los estilo poncho suelen ser una alternativa económica y funcional a nuestros fines, ya que al colocarlos sobre el manillar, se logra una buena cobertura. No obstante, no son los más recomendables en días muy ventosos ya que pueden estorbarnos al conducir. 

cicLas 7 situaciones que más nos molestan a los ciclistas en la calle

En estos casos, el conjunto de pantalón, campera y botas es el más indicado. Claro que por ser un equipo especializado, su valor es más alto.

  • Secarse al llegar a destino:

Para evitar enfermedades, se aconseja quitarse la ropa mojada al llegar al destino y abrigarse bien. En los trayectos cortos no hay problema porque la lluvia, a menos que sea demasiado intensa, solo nos empapará. Pero en los destinos más alejados, sí será más serio.

Y, por más cubritivo que sea el impermeable, hay que considerar que uno transpirará más. Esto, combinado con la humedad del ambiente puede hacer que aparezca el mal olor. Así que, de no ser nuestra casa el lugar al que vamos, lo mejor es llevar una muda de ropa.

  • Cuidar la distancia de frenado:

Este es  quizás el consejo que más dolores nos evitará. Pues, en jornadas lluviosas, tanto los aros, como los discos de la bici acumulan agua en exceso y por qué no, barro. Esto podría afectar el sistema a la hora de usar los frenos.

veco 4Así es como podemos revisar la bici para saber qué partes necesitan reparación

Por eso es que se recomienda hacerlo ligeramente, apenas tocando los aros o los discos para que las zapatas retiren un poco de agua de la superficie de frenado. También es necesario comenzar a frenar en una distancia anterior a la normal, para poder estacionar totalmente.

  • Bajar la presión de las llantas:

con reducirlas unas 10 PSI será suficiente para que tengan un mejor agarre en una superficie mojada. A menor presión, más deformación en la superficie de rodado, incrementando el área de contacto y agarre con el terreno.

Pero ojo. No se debe bajar tanto la presión, puesto que al rodar se podría dañar la llanta. Quedaría propensa a que se incrusten objetos y estos, a su vez, pincharla.

  • Evitar charcos:

Para los niños resulta hasta algo divertido cruzar los charcos a toda velocidad. Sin embargo, debemos tener en cuenta que nunca se sabe qué hay debajo del agua.

desinfectar biciDiez consejos para desinfectar la bicicleta y cuidarnos del coronavirus

Bien puede esconderse un gran bache. En el mejor de los casos, ensuciará toda nuestra ropa, pero también podría ser el origen de una caída grave, lesiones y daños a la rueda.

  • Alejarse de las manchas de aceite:

Con las primeras precipitaciones, el aceite impregnado en el pavimento puede emerger a la superficie y causar resbalones y caídas. Por eso, es mejor circular despacio para poder evitar el agua multicolor, no frenar, ni realizar cambios de dirección repentinos.

  • Utilizar guardabarros:

Este accesorio es muy útil para la temporada más lluviosa. Es capaz de evitar que la llanta salpique el agua que se adhiere a su superficie, manteniendo las piernas y espalda limpia.

dolor de traseroCómo evitar el dolor en las partes íntimas, entre otras molestias, al andar en bicicleta

Los hay de distinto tipo, para cada bicicleta y necesidades y pueden ser fijos o temporales. 

  • Mantener la cadena limpia:

La cadena suele llenarse de residuos todo el tiempo y en días de lluvia, ni hablar. Esas partículas acumuladas van desgastándola, como así también al tren de potencia en general. 

De ahí la necesidad de mantenerla limpia y bien lubricada. Cabe destacar que en el mercado hay lubricantes especiales para condiciones húmedas. Si bien estos no impiden que la cadena se ensucie, la protegen bastante.

  • Usar un buen juego de luces:

Esta recomendación es válida bajo cualquier condición meteorológica, pero en días lluviosos se vuelve más necesaria. Es que el agua puede reducir la visibilidad de otros conductores y su capacidad de frenado. Entonces, un buen juego de luces nos ayudará a ser advertidos a una mayor distancia. A eso se le puede agregar la ropa de colores brillantes.

  • Lentes protectores:

Es a los fines de evitar que las gotas entren en el ojo y perjudiquen nuestra visión del momento. En días grises, lo ideal es que las micas sean claras o amarillas.

De más está decir que debemos circular concentrados en lo que hacemos y respetando siempre las señales de tránsito para evitar accidentes. Vale recordar que los ciclistas, en las calles son los más propensos a sufrir lesiones graves.

Te puede interesar