La devoción de un ciclista conmovió a todos en la Travesía del Río Salado al Dulce

Trajo desde Chaco la imagen de una Virgen Niña que el mismo talló.
IMG_4797
Mansilla entregó la Virgen Niña al comisionado de Sabagasta.

La pandemia generó que los hábitos de muchas personas se modifiquen. Las restricciones impuestas obligaron a los ciclistas a buscar alternativas. Eso es lo que hizo una agrupación de Charata (Chaco), y en este 2022, uno de sus referentes llegó a la Travesía del Río Salado al Dulce.e

Se trata de Juan Manuel Mansilla, quien llegó a recorrer el circuito de la Mesopotamia santiagueña gracias a la invitación de grupos de Quimilí, Añatuya y Colonia Dora. Una vez más, y tal como se lo habían propuesto en pandemia, llegó con la imagen de una Virgen Niña tallada en madera.

En diálogo con Zona de Ciclistas, explicó que en aquel momento, como tenían restricciones para circular solicitaron a los curas párrocos recorrer las capillas de la ciudad en bicicleta, al menos una vez al mes.

IMG_4799

Una propuesta que se mantiene hasta la actualidad y con el agregado de que cada vez que uno de los treinta ciclistas del grupo acude a un lugar, se lleva una imagen y la deja como obsequio en el lugar.

De esta manera, en nuestra provincia quedó la imagen de la Virgen Niña, una advocación mexicana que representa la fe; y desde la organización de la Travesía, le entregaron una imagen del Señor de los Milagros de Mailín.

IMG_4801

"Cada vez que uno sale, se lleva la imagen de la Virgen. Nunca se queda con nosotros", describía el pedalero. La mayor distancia que recorrieron es hasta la Virgen de Itatí, a 350 kilómetros de donde residen.

"Para mí, y para todo el grupo esto es algo emocionante", explicaba Mansilla, único referente que pudo estar presente este fin de semana de Travesía, porque los demás tenían compromisos en otras competencias.

Boletín de novedades

¡Recibí las noticias en tu correo!