Desde Tandil al llano de la segunda Travesía en Bicicleta del Río Salado al Dulce

Los ciclistas viajaron desde Buenos Aires a Santiago del Estero solo para esta pedaleada.
tandil
Ciclistas de Tandil.

Roque Altamiranda, nacido en Garza y radicado en Tandil (Buenos Aires) invitó a su vecino y amigo, Luis García a participar de la segunda Travesía en Bicicleta del Río Salado al Dulce. Después de recorrer unos 90 kilómetros, fueron los primeros en llegar a la meta en Sabagasta.

Muy conformes con la experiencia, destacaron el evento de la Red de la Mesopotamia Santiagueña que propuso otro recorrido cargado de historia. Roque explicó que el circuito fue "difícil", pero que lo completaron sin ningún tipo de sobresaltos.

"Los caminos rurales mayormente no suelen estar en buen estado, no ha sido este el caso. Han estado muy bien y pudimos pedalear tranquilos", comentó. El ciclista ya había participado de la primera edición de la travesía el año pasado, por lo que pudo compararlas. "Fue bastante dura, nada que ver con este año", explicaba. 

tandil tres
Toda la familia acompañó a los ciclistas de Tandil.

Roque se fue de Garza, uno de los pueblos que recorría la travesía, hace 25 años. "Por intermedio de la bicicleta lo conocí a él, somos vecinos, y le propuse venir, le comenté cómo era esto, así que él y la señora pudieron venir", comentaba.

Luis, por su parte, indicó que el evento le pareció "lindo", pese a que había llegado "cansado de tragar tierra". "Nosotros venimos zona de montaña, así que el llano no nos molesta tanto", planteó. A su vez, destacó que "los caminos estaban hermosos" y que culminaron en desafío "muy contentos". "Es lindo que se sume mucha gente, hay muchos jóvenes, está bueno que estas cosas se promocionen", indicó.

Boletín de novedades

¡Recibí las noticias en tu correo!